Aprender a comer

Tu bebé puede empezar a tomar comida por sí mismo

Una de las formas de empezar con la comida para bebés es cantando, dándoles papillas y animándoles a comer.

La otra forma de introducir los alimentos es dejándoles que aprendan por sí mismos, más despacito, a su ritmo. Esta técnica requiere mucha paciencia porque a los bebés les gusta probar distintos alimentos y texturas, pero suelen comer poca cantidad durante bastante tiempo.

¿Cómo empezar con la comida para bebé?

Aprender a comer

Requisitos para empezar con la comida para bebés:

  • El bebé debe tener como mínimo seis meses
  • Ser capaz de mantenerse sentado con apoyo
  • Mostrar interés por la comida
  • Mostrar hambre y saciedad con sus gestos
Puede ser útil poner la comida en una superficie plana fácilmente limpiable, como una trona con bandeja extraíble, ya que los niños tienden a tirar los platos jugando y nos ahorraremos un disgusto por lo que es un comportamiento normal.

¿Quieres saber si tu bebé está creciendo bien?

Consulta Gotitas

Alimentos de textura blanda para evitar sustos

Si damos alimentos de textura blandita, como un garbanzo cocido, un trozo de zanahoria o una patata, puede que nuestro bebé se atragante y tosa, como cuando se nos va el agua por mal sitio a los mayores, pero no se va a asfixiar.
Los alimentos duros, como frutos secos y carne, pueden obstruir la vía aérea y poner en peligro la vida del bebé.
 El atragantamiento se produce cuando tenemos una dificultad en la deglución de un alimento, pero que no obstruye la vía aérea, como cuando “se va agua por mal sitio” o retenemos un trozo de alimento al final de la boca y tosiendo lo podemos desplazar.

Podemos darle la comida ayudándonos de cubiertos o dejar que el niño coma con sus manos. Si come con sus manos, en un primer momento no será capaz de coger alimentos pequeños y esto disminuirá la posibilidad de atragantamiento, y conforme vaya desarrollando la pinza también desarrollará su capacidad de masticación y deglución. Este sistema es un poco sucio, pero poco a poco van desarrollando la técnica con precisión y manchan menos. Cuando son un poco más mayores les ayudo a usar los cubiertos, pinchando los alimentos con tenedores o ayudándoles con la cuchara.

A los bebés les gusta probar distintos sabores, de modo que en muchos casos, a mi hija pequeña, de dos años, no le pongo plato propio, sino que va probando un poco de todas las cosas que se ponen en la mesa. Esto es especialmente acusado cuando comemos fuera de casa ya que los alimentos suelen estar cocinados de forma diferente a como los preparamos en casa y le resultan muy atractivos.

Me parece muy importante no insistirles para que coman mucha cantidad, y que ellos regulen la cantidad de comida que ingieren. Si no les insistimos y mantenemos la lactancia a demanda, podemos ofrecerles comida cada vez que vayamos nosotros a comer y será difícil que se desteten.

Cuando mis hijas son bebés, también toman comida triturada, cuando la preparamos para toda la familia. Sin embargo, no parece recomendable que toda su alimentación sea en forma de papillas ya que creo que esto conduce a una alimentación excesiva de bebés cuando no están preparados para comer tanto, que desplaza a la lactancia y favorece el destete. Recordemos que el objetivo de la introducción de alimentos no es que los niños coman mucho, sino que aprendan a comer descubriendo sabores y texturas, ya que la lactancia es su alimento principal hasta los dos años. Armémonos de paciencia y permitámosles que aprendan a comer.

Fuente: AEPAP

Consulta de lactancia

No hay comentarios

Añadir comentario