¿Cada cuánto tiempo le doy el pecho a mi bebé?

Muchas madres se preguntan cada cuánto tiempo le deben dar el pecho a su bebé, basadas en la creencia de que si le dan con frecuencia lo van a malacostumbrar, que el bebé las utiliza de chupete y no sé cuántas cosas más.
¿Cada cuánto tiempo le doy el pecho a mi bebé?
En este asunto, como en muchos otros, yo encuentro la respuesta si me pregunto cómo trataríamos a un adulto en este caso. Traslademos a los adultos el ritmo que algunos recomiendan para los niños. Vamos a ponernos horario todos, y que el tiempo sea el mismo entre todas las comidas.
Los adultos debemos hacer cinco comidas al día, es lo más sano. Comidas frecuentes no muy abundantes. Dormimos siete u ocho horas al día, aproximadamente. No es bueno cenar justo antes de acostarse, así que a las 24 horas del día les vamos a restar las ocho del descanso nocturno y dos más para el descanso anterior al sueño, para no acostarnos recién cenados. Nos quedan 14 horas para 5 comidas, lo que nos da un ritmo de una comida cada 3 horas y 15 minutos. El ritmo hay que mantenerlo todos los días, para que no nos malacostumbremos, tenemos que ser coherentes y consecuentes.

¿Tienes alguna duda sobre lactancia materna?

Consulta Gotitas

El desayuno

Así que un día normal desayunaríamos a las ocho, por ejemplo.
Un desayuno completo, ya que todos sabemos que el desayuno es la comida más importante del día, compuesto por un lácteo, fruta y algo de pan o cereales, como representantes de los hidratos de carbono. Evitemos las grasas para no engordar.

A media mañana, otra comida

Ya estamos listos para ir al trabajo.
Difícilmente llegamos antes de las nueve si estábamos desayunando a las ocho, entre que nos terminamos de arreglar y hacemos el trayecto. A las 11:15h toca hacer otra comida, tal vez un café o una fruta.

La comida, a las 14:30h, en punto

Las 14:30h, la comida principal.
Si estás en el trabajo, te tendrás que llevar una fiambrera con la comida, por si no puedes salir.
Hay que comer tres días legumbres, uno arroz, otro pasta, otro carne y otro pescado. Arregla la agenda para que no te pille ocupado, que hay que mantener el horario y las rutinas.

La merienda

Pero es que a las 17:45 nos toca comer otra vez. Da igual si no tienes hambre, si tu hijo come cada tres horas, tú tienes que hacer tus cinco comidas, todos los días a la misma hora.

La hora de la cena

Las nueve de la noche. ¿Qué te apetece? Lo ideal sería que tomaras verdura, en forma de ensalada, crema de verduras o hervido. También te puedes hacer un revuelto. Si no comiste proteínas al mediodía puedes tomar un poco. Si estás haciendo algún recado o continúas en el trabajo tienes que volver a recurrir a la fiambrera. Eso o comprar la comida envasada, igual que compras los potitos para tu hijo.

¿Y si un día sales a cenar?

Si crees que tu hijo debe comer cada tres horas, tú tampoco puedes cambiar el ritmo nunca.
Si quieres quedar a cenar con unos amigos un viernes, por ejemplo, la cita debe ser a las ocho y media, que siempre alguien se retrasa, para poder cenar a las nueve.
Si quedas a las nueve y alguien llega tarde, tú saca tu fiambrera y cena, que las rutinas son las rutinas. Si tienes algún acontecimiento, que no te afecte, cena a las nueve y a las once te acuestas.
Si un día quieres tomarte el aperitivo, lo puedes hacer a las 11:15h o a las 14:30h. Mantén el horario y nunca nunca te saltes una comida, bajo ningún concepto.

La realidad

Me desmorono y tengo que confesar. Cuando me apetece me preparo un café con leche y si me apetece me tomo también una tostada, unos días con aceite y sal y otros días con embutido. Algunos días me preparo hasta un bocadillo, si tengo mucha hambre.
Si el día anterior cené mucho parece que tengo menos hambre y como menos. Si como mucho tal vez no meriende… ¡mi vida es un caos!
O tal vez no… como cuando tengo costumbre y hambre y, cuando me interesa, adelanto o retraso comidas.
Incluso, algunos días me voy a la cama más tarde porque tengo planes divertidos. Le han dicho a mi marido que tiene que ponerme horarios, pero él confía en que mi cuerpo sabe lo que necesita.
Y yo confío en el de mi hija y, cada vez que lo pide, le doy teta.
Consulta de lactancia

2 Comentarios

  1. Avatar Teresa Roca 7 años antes
  2. Avatar Mercedes Montalván 9 años antes

Añadir comentario