Si mi hijo fuera a nacer con una cardiopatía

Si mi hijo fuera a nacer con una cardiopatía me informaría bien sobre cómo prepararme lo mejor posible y cómo atenderlo lo mejor posible durante los primeros días.

Si mi hijo fuera a nacer con una cardiopatía

Antes del nacimiento

– Me uniría a un grupo de preparación emocional durante el embarazo. Cantaría y bailaría con otras mujeres.

– Consultaría a un psicólogo para contarle mis miedos, para que me conociera y que me apoyara después del nacimiento.

– Me alejaría de la gente que me pusiera nerviosa durante el embarazo, aunque fuera de mi propia familia.

– A veces piden donación de sangre a amigos no familiares del mismo grupo sanguíneo que mi hijo. Tendría esto en cuenta, y tendría localizados 3-4 donantes de cada posible grupo sanguíneo que pudiera tener mi hijo.

¿Alguna duda sobre lactancia cuando el bebé nace con alguna cardiopatía?

Consulta Gotitas


Cuando naciera

Seguramente nacería por cesárea. Querría mantener las gafas, si las llevara, durante la cirugía, y pediría estar acompañada el máximo tiempo posible, sólo por una persona, la que yo eligiera. Pediría tocarlo y besarlo cuando naciera estuviera estable, metiendo la mano en la incubadora si fuera necesario.

Sobre la leche

– Me llevaría un sacaleches al hospital, para darle mi leche como si de una medicina se tratara, para darle todo lo que pudiera darle, para darle mi amor en estado líquido.

– Me sacaría toda la leche que pudiera.

– Buscaría una nodriza hasta que tuviera la subida de la leche. Aunque no haya bancos de leche en muchos hospitales, en algunos permiten que una madre conocida done leche mientras la madre tuviera una producción suficiente para las necesidades del bebé. Pueden requerir una analítica de la donante para descartar enfermedades graves, y lo tendría en cuenta con
antelación suficiente.

 

– Le daría mi leche mediante la técnica dedo-jeringa hasta que pudiera mamar de mi pecho.

– No me iría del hospital sin engancharlo al pecho, porque ya sabemos que una producción de leche materna estupenda en el hospital administrada mediante biberón, conduce a una catástrofe doméstica en casa por falta de tiempo para cuidar a mi bebé, sacarme leche, y dársela.

– Pediría cita antes del alta con una persona experta en Lactancia de mi confianza, alguien que me ayudara a cuidar a mi hijo y a superar todo lo que nos habría pasado.

 

Durante la estancia hospitalaria

– Pediría que el padre o yo estuviéramos con él las 24 horas. Por su bien. Porque es un derecho del niño hospitalizado.

– Querría que el padre hiciera contacto piel con piel con el bebé cuando naciera, lo antes posible.

– Acompañaría a mi hijo en todo momento. Si hubiera normas absurdas que limitaran el paso de 9 a 12h, me quejaría en atención al usuario.

– Confiaría en el equipo médico, sin renunciar a mi derecho a estar informada y tomar decisiones respecto a la salud de mi hijo.

– Agradecería a todo el personal sus cuidados.

– No querría visitas.

 

Lo amaría, profundamente, porque sería todo lo que yo podría hacer por él, y porque soy la única que lo puedo hacer.

Todo saldría bien.

Consulta de lactancia

7 Comentarios

  1. Maradentro 4 años antes
    • Rocío Martin-Gil Parra 4 años antes
    • Dolors 4 años antes
  2. Maradentro 4 años antes
  3. Laura G. Garro 4 años antes
    • Rocío Martin-Gil Parra 4 años antes
  4. Lara 3 años antes

Añadir comentario