La causa más frecuente cuando un bebé no engorda es el propio bebé

Cuando un bebé no engorda, la causa más frecuente es la succión del bebé, no la producción de leche.

Casi siempre, cuando un bebé no engorda, nos dicen que tenemos que dale biberones. Esta es una solución a un problema de peso, pero no es la mejor solución, no es la más sana, y refleja una falta de formación en lactancia evidente, porque la causa más frecuente de que los bebés no engorden es una mala succión. Generalmente, la madre produce leche suficiente, pero el bebé no es capaz de tomarla toda, porque tiene una succión débil y no vacía bien el pecho.Cuando un bebé no engorda, la causa más frecuente es el propio bebé

¿Por qué no vacían bien el pecho?

Los bebés sanos pueden tener una succión débil por muchos motivos, como que duerman mucho o estén flojitos tras el nacimiento, tengan un frenillo lingual corto, infección de orina, etc.

Con frecuencia pensamos que el niño es el mejor sacaleches, lo cual puede ser cierto en la mayoría de los casos. Sin embargo, si el bebé hace tomas frecuentes y no consigue una buena ganancia de peso, puede que la succión no sea eficaz, y tenemos que recomendarle a la madre que se saque leche y se la de con la técnica dedo-jeringa.

Control peso bebe

Un bebé con secuelas tras el nacimiento, como una fractura de clavícula o un cefalohematoma, puede tener dolor en determinadas posiciones y que esto le impida agarrrarse bien al pecho. En estos casos puede ser muy útil probar distintas posiciones hasta encontrar la más cómoda, o alimentarle con lactancia materna diferida.

 

El tratamiento suele ser muy sencillo, y la succión mejora

El tratamiento para un bebé que no engorda consiste en que la madre se saque leche y se la de con la técnica dedo-jeringa. Si tenéis dudas, podéis comprobar la evolución del peso del bebé en nuestra herramienta, y solicitar una consulta.

Consulta de lactancia

Añadir comentario