Contacto piel con piel: todo son beneficios

El contacto piel con piel beneficia tanto a la madre como al niño, que se va a adaptar mejor después del parto que si está en una cuna o tapado.

 

Beneficios para la madre:

Las madres que se ponen a su bebé en contacto piel con piel después del nacimiento, van a tener unos efectos hormonales, con la liberación de oxitocina y otras hormonas, que van a hacer que tengan mejor contracción uterina y menor sangrado postparto y anemia.

Los beneficios también son emocionales o psicológicos, ya que va a tener mejores conductas maternas de apego, y la va a costar menos esfuerzo responder a las necesidades de su bebé.

 

Beneficios para el bebé:

El bebé que hace contacto piel con piel va a tener mejores niveles de azúcar y menos tendencia a tener hipoglucemia.

El bebé va a tener también más estabilidad cardiorrespiratoria, mejor frecuencia cardíaca y respiratoria.

Mejor temperatura. El cuerpo de la madre es capaz de aumentar o bajar la temperatura un grado para regular la temperatura del recién nacido y le permite conservar el calor mucho mejor que si lo cubrimos con una manta.

 

Estos beneficios son intensos y duraderos, y se recomiendan tanto para las madres que desean amamantar como para las que no desean amamantar, ya que el contacto piel con piel es el mejor recibimiento que le podemos dar a nuestro bebé.

Se recomienda hacer contacto piel con piel nada más nacer, durante la primera hora. Si no pudiste hacerlo entonces, puedes hacerlo ahora, ya que es beneficioso siempre.

Consulta de lactancia

Añadir comentario