Expulsión de un museo por amamantar

Expulsión por amamantar en el Museo Picasso de Málaga

El Museo Picasso de Málaga considera que no se puede comer y beber en sus instalaciones. En enero volvió a expulsar a una madre por amamantar en sus instalaciones.

Generalmente cuando expulsan a una madre de un sitio público por amamantar, los responsables del sitio público suelen pedir disculpas a la madre. Sin embargo, el Museo Picasso de Málaga no ha rectificado hasta que la presión social ha hecho cambiar de opinión a sus responsables.

Entendemos que el sentido de la prohibición de comer y beber en un sitio público es querer mantener las instalaciones limpias, debido a la suciedad que puede desprenderse de la manipulación y consumo de alimentos. Sin embargo, la Lactancia Materna no genera esta suciedad porque pasa directamente del pecho de la madre a la boca del bebé.

¿Alguna duda sobre lactancia materna?

Consulta Gotitas

Prohibir la lactancia materna implica prohibir la entrada a los menores y sus familias

Los bebés necesitan tomar el pecho con frecuencia.

Si prohibimos la lactancia materna en los espacios públicos estamos de hecho prohibiendo la entrada a los bebés y a las madres y familias lactantes, que no podrían participar en la vida social ni disfrutar de las instalaciones, lo cual es una discriminación.

Siempre debe prevalecer el interés superior del menor, y puesto que necesitan amamantar con frecuencia y participar en la vida social junto con sus familias, tienen que poder recibir lactancia materna allá donde se encuentren.

Afortunadamente el Museo Picasso de Málaga ha rectificado esta decisión.

Esperemos que no tengamos que lamentar ninguna expulsión de un sitio público por amamantar.

Consulta de lactancia

Añadir comentario