Mi hijo tiene un percentil bajo, ¿es preocupante?

Si nos dicen que nuestro hijo tiene un percentil bajo, ¿tenemos que preocuparnos?

Depende. Depende del peso que tuviera al nacimiento y de cómo va evolucionando con el tiempo. Una vez que hemos calculado el percentil de un niño, para saber si tenemos que preocuparnos o no, tenemos que hacer una gráfica de crecimiento, y comparar el percentil que tiene ahora con el que tenía anteriormente. Esto es, comparar el niño consigo mismo.

Siguiendo con el ejemplo que comentábamos en el post ¿Qué es un percentil?, no podemos pretender que un niño sano que es bajito, pase de repente a ser el más grande de la clase. Lo que nos tiene que preocupar es si un niño que era el más grande de la clase, pasa a ser el más pequeño con el tiempo, o si el niño que era el más pequeño, pero era normal, pasa a ser mucho más pequeño relativamente, porque dejan de engordar y de crecer.

¿Preocupada por el percentil de tu hijo?

Consulta Gotitas

Primer caso: Si el bebé nació a término y con un peso adecuado

El percentil de un bebé sano suele oscilar entre el 3 y el 97, de modo que un peso y un percentil bajitos pueden ser adecuados.

Si siempre se mantiene en esos percentiles, este niño estará bien. Comparado consigo mismo, sigue creciendo, y comparado con sus compañeros, crece al mismo ritmo que ellos.

Si mi hijo tiene un peso o percentil bajo, ¿es preocupantes?

Segundo caso: Un bebé que nació prematuro o con un peso bajo

Los bebés prematuros pueden tardar hasta dos años en madurar a nivel físico y neurológico, por lo que para valorarlos utilizamos la edad corregida, que es la edad que tendrían si hubieran nacido a término. Esto puede pasar también con los bebés que nacen con bajo peso, por lo que en ambos casos, la valoración del peso tiene que ser individualizada, teniendo en cuenta sus circunstancias personales. No podemos comparar el peso de estos niños con el de los niños que nacieron a término y gorditos, porque necesitan un poco de tiempo para “pillarlos”.

 

Tercer caso: El bebé que nació con percentiles altos y tarda en ganar peso después del nacimiento, de modo que va perdiendo percentiles progresivamente

Este caso es muy habitual en la Consulta de Lactancia. Suelen ser bebés dormilones, con pocas tomas al pecho o succiones débiles, por lo que estos bebés no consiguen extraer leche aunque haya signos de producción de leche. Es muy importante detectar estos casos lo antes posible y asesorar a las madres sobre cómo extraerse leche y suplementar al bebé.

Si tienes dudas sobre la evolución del peso de tu bebé, puedes solicitar una consulta aquí

Consulta de lactancia

Añadir comentario