La lactancia disminuye las enfermedades del niño

La lactancia materna protege al niño frente a enfermedades.

La lactancia materna mejora el sistema inmune del niño y le protege de enfermedades tanto en la niñez, como en la vida adulta, por lo que se cumple la afirmación del libro “Un regalo para toda la vida”. Algunas de estas enfermedades son de base inmunológica, como la diabetes, la enfermedad celíaca y la esclerosis múltiple, mientras que otras influyen en el riesgo cardiovascular de la persona, como la hipertensión y la obesdidad.

 

Diabetes tipo I (insulino-dependiente)

La diabetes tipo I es una enfermedad de origen autoinmune originada por la interacción de una carga genética y el entorno.

La relación entre la diabetes tipo I y el tipo de alimentación infantil se describió hace 30 años. No amamantar aumenta el riesgo, mientras que amamantar en exclusiva más de 3 meses, o dar lactancia materna más de un año lo disminuye.

La lactancia materna disminuye las enfermedades del niño

Algunos de los factores que aumentan el riesgo de diabetes son:

  • Exposición del bebé a leche artificial antes de los 3 meses.
  • Introducción de la alimentación complementaria antes de los 3 meses.
  • Falta de la protección que otorga la leche materna.
  • Duración de la lactancia materna menor de 3 meses.

 

Enfermedad celíaca o celiaquía:

La enfermedad celíaca es una enteropatía de origen autoinmune, que se presenta en sujetos con predisposición genética y exposición al gluten. Distintos estudios ponen de manifiesto un riesgo 4 veces mayor, y una presentación anterior, en niños alimentados con fórmula.

Según algunos estudios, la incidencia de enfermedad celíaca disminuye un 52% si los niños eran amamantados en exclusiva 6 meses y continuaban con la lactancia en el momento de introducción del gluten.

Por eso, las recomendaciones actuales respecto a la introducción del gluten es hacerlo mientras los niños maman en exclusiva y que continúen con la lactancia posteriormente.

 

Obesidad:

La obesidad es una enfermedad crónica relacionada a su vez con otras enfermedades como la enfermedad cardiovascular, la hipertensión, algunos cánceres y muertes prematuras.

La lactancia artificial aumenta la incidencia de obesidad durante la juventud y la edad adulta. Los factores que determinan su aparición parecen ser:

  • Introducción precoz de la leche artificial.
  • Lactancia materna parcial antes de los 6 meses (introducción de la leche artificial al bebé que también mama).
  • Introducción de la alimentación complementaria antes de los 6 meses.

Según un estudio realizado por Harder, hay una relación dosis respuesta entre la introducción precoz de leche artificial y la obesidad.

Las posibles causas de esta asociación serían:

  • La influencia de la leptina. La leptina es una hormona presente en la leche materna que regula la ingesta, la saciedad y el metabolismo.
  • La lactancia influye en la producción de insulina, y puede tener efectos metabólicos a largo plazo.
  • El líquido amniótico y la leche materna transmiten al feto y al niño los sabores de la alimentación de la madre, por lo que una alimentación saludable de la madre durante el embarazo y la lactancia pueden influir en las preferencias alimenticias después del destete.
  • Las madres lactantes pueden ofrecer a sus hijos alimentos más saludables.
  • Los niños lactantes parecen tener un control activo de su alimentación, aumentando su capacidad de autorregulación conforme van creciendo.

 

Cáncer pediátrico:

Afortunadamente, los cánceres pediátricos son raros. Los cánceres que parecen relacionarse con la lactancia artificial son las leucemias y los linfomas (Hodgkin y no Hodgkin).

La lactancia artificial puede aumentar el riesgo de cáncer por distintas causas:

  • Los linfomas son más frecuentes en niños con inmunodeficiencias.
  • Los antecedentes infecciosos pueden ser un factor de riesgo para desarrollar leucemias y linfomas.
  • La alfa-lactoalbúmina de la leche materna (HAMLET) tiene actividad antitumoral[xii].

 

Enfermedad inflamatoria intestinal

Muchos estudios han puesto de manifiesto una relación entre el tipo de alimentación infantil y el desarrollo de enfermedad inflamatoria intestinal, que sería más frecuente en los niños alimentados con leche artificial.

Esto parece deberse a que las infecciones gastrointestinales son más frecuentes en los niños que no reciben lactancia materna, y a la falta de estimulación y maduración gastrointestinal que producen la leche materna.

 

Alergia

La leche de vaca es el causante más frecuente de alergias en la infancia. Las causas de alergia infantil son:

  • Hereditarias. El 43% de los niños tiene un padre con historia de atopia, sobre todo, la madre.
  • IgE elevada en sangre de cordón.
  • Hábito tabáquico de la madre, durante el embarazo y después del nacimiento.
  • Factores ambientales (ácaros, exposición a humo de tabaco…).
  • Lactancia artificial.

Las proteínas presentes en la leche son los alergenos, no así la lactosa.

Incluso, la leche artificial hipoalergénica, con proteínas hidrolizadas, puede producir reacciones alérgicas, aunque con mucha menor frecuencia. Las fórmulas lácteas basadas en soja producen alergia con la misma frecuencia que las fórmulas basadas en leche de vaca.

 

Comparados con los niños amamantados, los no amamantados tienen mayores incidencias de todos los tipos de atopia. Los tipos de atopia relacionados con alergias alimentarias son:

  • Asma
  • Eccema
  • Urticaria
  • Rinitis
  • Fallo de medro
  • Cólico
  • Enfermedad respiratoria crónica
  • Enfermedad gastrointestinal.

 

 

 

Si quieres leer más información sobre cómo la lactancia protege frente a infecciones y enfermedades, puedes consultar el estudio de Kramer.

Kramer, MS, et al. Promotion of breastfeeding intervention trial (PROBIT): a randomized trial in the republic of Belarus. 2001.

 

 

 

 

 

 

 

Añadir comentario