El peso del bebe en clave de humor

Hoy queremos hablar sobre el peso del bebe en clave de humor

Vamos a hacer una comparación entre el peso de un bebé y el peso de una doctora que pesa 70 kilos, utilizando estilo periodístico.

Recientemente ha ingresado la Doctora Rocío Martín-Gil por bajo peso. Tras contactar con los responsables del Hospital de Niño Hermoso, este periódico ha tenido acceso a la doctora, que ha hecho sus primeras declaraciones en exclusiva para este medio.

El peso del bebé en clave de humor

No tengo bajo peso

Rocío afirma que en estos momentos pesa casi 70 kilos, y que en los últimos años su peso ha oscilado entre los 60 y los 70 kilos, debido a sus tres embarazos y a las prisas del trabajo. De hecho, está intentando perder peso, por lo que come fruta y verdura con frecuencia, pero no lo consigue, y se mantiene estable por encima de los 65 kilos, por lo que su percentil de peso está dentro de los parámetros normales.

¿Alguna duda sobre el peso de tu bebé?

Consulta Gotitas

Pues parece que pesa menos

Los doctores no se creen que pese casi 70 kilos, porque aparenta mucho menos, y creen que debe ser un error de báscula del que Rocío se quiere aprovechar para no tomar la leche con cereales que le han prescrito por su bien. Consideran fundamental que, en cualquier caso, el percentil de peso de todas las personas sea superior al 50, para que no haya problemas.

Buen estado general

Rocío afirma que su estado general es bueno, y que aunque no le queden bien todos los modelitos de su armario, se encuentra fuerte y es capaz de hacer todo lo esperable por su edad y desarrollo. Solicita asimismo, que no se tenga en cuenta el número de deposiciones que haga durante su ingreso, ya que sólo es importante durante el primer mes de vida por lo de los signos de producción de producción y transferencia de leche, y aunque no vaya al baño todos los días, en el contexto general de su salud no es relevante, según ella misma ha declarado a este periódico.

No quiere cereales

Rocío ha pedido que no le den papillas de cereales, que ella lo que quiere es comer la comida de su casa, como el resto de su familia, y tomar un aperitivo o merienda cada vez que quiera, como venía haciendo hasta ahora. Además, cuando está llorando, tomar biberones o papillas de cereales no le consuela, ya que lo que ella quiere es que su familia le de un abrazo.

La doctora quiere estar con su familia

En este sentido, Rocío no entiende por qué su familia no puede acompañarla durante la visita médica. Afirma que en este tiempo, a veces le hacen pruebas molestas para las que le vendría bien un poquito de apoyo familiar. Además, muchas veces tiene hambre y ganas de que la abracen y el personal no tiene tiempo para estas cosas. Reconoce también que cuando su marido está con ella por la noche, todo el mundo le dice que se vaya a su casa a descansar, por lo que después de varias noches ya nadie la acompaña y se siente sola.

Alta voluntaria

Rocío no termina de entender bien el motivo de su ingreso y afirma que no hay ningún motivo de preocupación sobre su peso, ya que aunque aparente que pesa menos, su peso es de casi 70 kilos. Afirma que se encuentra bien, que come con frecuencia y que no está dispuesta a seguir la dieta que le indican, ya que le parece muy artificial. Si no le dan explicaciones convincentes, piensa pedir el alta voluntaria.

Referencias: OMS

Consulta de lactancia

Añadir comentario