Posiciones para amamantar: el soporte ventral

El soporte ventral es fundamental en cualquiera de las posiciones para amamantar

Para que los bebés puedan mamar se tienen que sentir seguros, estables. Yo esto lo explico poniendo un ejemplo: imaginemos que un adulto un poco más alto que tú te levanta en peso agarrándote del tronco por debajo de las axilas. En esa posición, con los pies colgando, te dice que te tomes un bocadillo. Le pedirías que por favor te dejara apoyar los pies en el suelo o sentarte en algún sitio, porque colgando no tienes una base estable. Boca arriba en un sofá tampoco estarías muy cómodo para comer, necesitarías ponerte de lado o incorporarte un poco. Los adultos necesitamos verticalidad, además de una base estable.
Para estar cómodos, los bebés necesitan tener apoyada toda la parte anterior del cuerpo: nariz, mentón, torax, abdomen y ambas piernas, por eso decimos que necesitan soporte ventral.
La posición del bebé durante la lactancia: el soporte ventral
Además de soporte ventral, los bebés necesitan mantener la alineación de la cabeza respecto al cuerpo. Es frecuente que la cabeza o los pies estén girados respecto al cuerpo, y esto dificulta la toma. Para aprender a observar esto es útil la Regla de los Unos y la Regla de los doses.
En las posturas reclinadas, hay una excepción respecto a la alineación de la cabeza, ya que el bebé suele ladear la cabeza ligeramente. Sin embargo, esta lateralización no implica que la postura sea incorrecta, ya que maman eficazmente. El brazo de la madre permite que el bebé retire la cabeza hacia atrás en cualquier momento y sirve como punto de apoyo a la cabeza.

¿Algún problema con la mejor posición para amamantar a tu bebé?

Consulta Gotitas

Consulta de lactancia

Añadir comentario