Todo lo que hay que saber sobre la posición del bebé durante la lactancia: la regla de los unos

Hoy vamos a hablar de todo lo que tenemos que tener en cuenta para valorar la posición del bebé durante la lactancia, que se expresa muy bien mediante la “Regla de los Unos“.

Posición para la lactancia: la regla de los unos

Cuando un bebé mama en una postura considerada correcta, a cada lado del pecho podemos observar:

  • 1 oreja
  • 1 hombro
  • 1 brazo
  • 1 mano
  • 1 cadera
  • 1 pierna
En esta postura, la mano de la madre queda en el centro de la espalda del bebé, acercándolo al pecho, lo cual favorece que el bebé abra la boca y se agarre bien al pecho.
La cabeza del bebé debe quedar apoyada en el brazo de la madre, con libertad de movimientos, para que pueda retirarse hacia atrás.  Si sujetamos la cabeza del bebé, acercándolo al pecho, el efecto suele ser el opuesto al que deseamos, ya que el bebé tiende a estirarse hacia atrás y cerrar la boca.
La cabeza del bebé debe quedar frente al pecho de la madre, con un pequeño movimiento hacia arriba. Si llevamos al bebé hacia la axila de la madre, tiende a agachar la cabeza y cerrar la boca también.
Las piernas están perfectamente alineadas con el resto del cuerpo del bebé, aunque no están tan en contacto con el cuerpo y en dirección a la axila como explicamos en otra de las entradas (Postura para amamantar sin tocar y sin muñeco); sin embargo, el bebé en estos momentos tiene ya dos o tres meses y un tono muscular adecuado que no necesita tanta sujeción.  Si la madre tuviera dolor, podríamos acercarlas más al cuerpo de la madre.
La regla de los unos: postura lactancia
Observemos que no hay obstáculos entre la madre y el bebé, como mantas, y que la boca está muy abierta.
No podemos apreciar si los labios del bebé están evertidos. Si la madre quisiera comprobarlo, puede introducir un dedo con cuidado para que el bebé no pierda el agarre. En caso de que el labio superior esté invertido, la madre tiraría suavemente del labio superior hacia arriba, ya que se puede observar sin hacer que el bebé se suelte del pecho. El labio inferior suele ser más difícil de ver, siendo más práctico tirar también suavemente de la mandíbula hacia abajo para asegurarnos de que se queda evertido durante la toma, que empeñarnos en ver cómo está.
Consulta de lactancia

No hay comentarios

Añadir comentario