Si la teta fuera el riñón

La teta no ocupa el sitio que le corresponde dentro de la investigación médica

Si la teta fuera el riñón, conoceríamos mejor de qué depende la producción de leche, y cómo abordar las dificultades de Lactancia. Si la teta fuera tan importante como el riñón.
 Si la teta fuera el riñón
La Lactancia es más compleja que el funcionamiento del riñón, ya que es necesaria la participación de un órgano, la glándula mamaria, que el bebé succione eficazmente, y que la madre ofrezca el pecho con frecuencia.
Pensar que la madre no puede producir leche cuando el niño no engorda como deseamos es simplista, ya que podemos pasar por alto la influencia del niño en la propia producción de leche.
Las dificultades de producción y transferencia de leche, del mismo modo que las causas de insuficiencia renal, se pueden clasificar en primarias, debidas a un problema de la propia glándula, o secundarias, ya sea anteriores o posteriores a ésta.

¿Alguna duda sobre lactancia?

Consulta Gotitas

Las dificultades preglandulares o premamarias se deben a estímulo deficiente y son:

  • Separación madre-bebé por rutinas.
  • La interferencia de tetinas, biberones y suplementos innecesarios también puede dificultar una buena producción láctea.
  • Un bebé dormilón o agotado, que hace pocas tomas o que se duerme al pecho al poco de iniciar la toma.
  • Un bebé con una dificultad de succión, por frenillo lingual corto, puede agarrarse mal al pecho, agotarse o no estimularlo.

Dificultades glandulares o mamarias:

Extremadamente raras. Serían las dificultades de producción de leche primarias, en las que el niño estimula y vacía el pecho adecuadamente.
Serían las madres cuya producción de leche no aumenta cuando se estimulan de forma frecuente con un sacaleches.

Las dificultades postglandulares o postmamarias se deben a vaciado deficiente y son:

  • Madre que tiene una buena producción de leche, pero cuyo hijo no es capaz de extraer leche adecuadamente porque no se engancha, es un bebé dormilón, tiene un frenillo lingual, o porque se ha tomado un suplemento de leche artificial.
  • Niño que no engorda al pecho y que engorda cuando su madre le da la leche materna extraída.
  • Es el niño que no se engancha a un pecho  pletórico, lleno de leche, con el pezón aplanado.
Las causas preglandulares y las postglandulares son muy similares, ya que la glándula mamaria es capaz de producir leche y es el bebé el que tiene la dificultad para engordar. En un caso hay producción de leche que el bebé no es capaz de extraer, y en otro, el estímulo es tan débil o tan poco frecuente que la glándula mamaria interpreta que no hay succión y que no tiene que producir leche.
Las dificultades de producción y transferencia de leche secundarias a un estímulo o un vaciado deficiente sí son relativamente frecuentes. Cuando las madres dicen que no tienen o no han tenido leche, se refieren a la hipogalactia secundaria. A estas madres les molesta (con razón) que digamos que todas las madres tienen suficiente leche.
La hipogalactia primaria, por insuficiencia de la glándula, es extremadamente rara.
 Tenemos pocos recursos terapéuticos para aumentar la  producción de leche materna y mejorar la succión del niño. Tenemos pocos recursos porque se ha investigado poco. Porque la teta no es el riñon.
Consulta de lactancia

Añadir comentario