¿Cuándo hay que tratar el frenillo lingual?

El frenillo lingual es muy frecuente, de modo que prácticamente todos los recién nacidos lo presentan, aunque no supone un problema para todos ellos.

El frenillo lingual corto puede afectar a la lactancia, provocando dolor al amamantar, mastitis de repetición, aumentando la duración de las tomas, enlenteciendo la ganancia ponderal e incluso impidiendo que el bebé se enganche al pecho.

¿Cuándo hay que tratar el frenillo lingual?

Sobre este tema no hay consenso en la literatura médica, así que llevo tiempo reflexionando sobre cuándo creo que estaría indicado realizar la frenotomía, y he llegado a la conclusión de que estaría indicado liberar la lengua de los bebés con frenillo lingual al menos en los siguientes casos:

  • Limitación evidente de la movilidad lingual durante el periodo neonatal
  • Dificultad del bebé para mantener el agarre o cuando no se engancha
  • Dolor al amamantar con una técnica de lactancia aparentemente correcta
  • Mastitis de repetición, clínicas o subclínicas, correctamente tratadas
  • Ganancia ponderal escasa con una buena técnica de lactancia, que es un signo tardío de anguiloglosia
  • Buena evolución ponderal con tomas de larga duración, con amamantamiento continuo (la madre solicita la frenotomía para intentar mejor la succión)
  • Disfunción motora perioral. Bebé que, mamando en una postura aparentemente correcta, utiliza musculatura accesoria para realizar la succión al pecho, como el buccinador, en lugar de la musculatura intraoral (principalmente la lengua), por lo que presenta un hundimiento de mejillas durante la misma. Estos bebés tienen tendencia también a cerrar la boca, por el desarrollo también de la muculatura labial (orbicular de los labios) y hacer ampollas de succión. Interpreto este dato como una anquiloglosia severa, subsidiaria de frenotomía, aunque el desequilibrio de las fuerzas musculares puede hacer que la succión mejore sólo parcialmente, ya que aunque la lengua resulte más móvil después del procedimiento, las fuerzas musculares pueden tardar tiempo en equilibrarse

Cuando el estado general del bebé nacido no es bueno debido a una evolución de la ganancia ponderal subóptima y la frenectomía se va a realizar con sedación, creo que estaría indicado suplementar al bebè con leche materna o con leche de vaca antes de realizar la liberación de la lengua. Los recién nacidos son especialmente vulnerables debido a la posibilidad de rechazo de la alimentación por el trauma oral ocasionado, por lo que es conveniente demorar el procedimiento hasta la recuperación del peso al nacimiento.

¿Dudas sobre cómo afecta el frenillo lingual a la lactancia materna?

Consulta Gotitas

En la Consulta Médica de Lactancia realizamos frenotomìas, cuando descartamos otras causas y pensamos que va a ser beneficioso para el bebé y para la lactancia.
Consulta de lactancia

No hay comentarios

Añadir comentario