Tengo una estudiante extranjera en casa

Llevaba tiempo queriendo recibir una estudiante extranjera en casa

Este verano surgió la oportunidad.

Una amiga conocía una empresa que organiza estancias de estudiantes extranjeros en España. Ella pensaba ofrecerse como familia anfitriona, y como llevo tiempo queriendo hacerlo, rellené los papeles y lo solicité, al final, antes que ella misma.

estudiante_extranjeraPosteriormente me entrevistaron por teléfono, preguntándome las motivaciones, cómo era nuestra familia, y si había tenido estudiantes en casa previamente. Les dije que yo misma había realizado una estancia en el extranjero cuando era (más) joven, y que pensaba que podía ser enriquecedor para toda la familia conocer otra persona, con otra cultura, y otro idioma. Después vino una responsable de la empresa de estudiantes a entrevistarnos en casa, y al ver lo animada que era mi familia con cuatro hijos, decía muy convencida que pensaba que la estudiante extranjera iba a estar bien en casa.

Entonces me mandaron información sobre varios estudiantes, que venían en distintos momentos del año para estar de 3 meses a un año. Me llamó la atención el perfil de una estudiante australiana, deportista, con intereses artísticos y estudios de guitarra. Venía para estar en España 3 meses, durante sus vacaciones de verano, invierno en España.

Los primeros días fueron un poco estresantes, porque está acostumbrada a cenar temprano e irse a la cama a las 9, y nosotros solemos cenar más tarde. Había estado tres días de viaje, con dos trayectos en avión y dos por carretera. Entiendo que estaba agotada, pero se dormía sin cenar y eso me preocupaba mucho, de modo que intentábamos adaptar los horarios, cenar antes y que todos descansáramos un poco más. Eso nos vino bien al principio, pero dos meses después, la hemos pervertido y la llevamos agotada, jajaja.

Al principio fue un poco difícil la comunicación, porque sabe poco español, y yo le hablaba en inglés. Yo creo que a ella le costó adaptarse al nivel de ruido de nuestra casa, con cuatro niños.

Al final hemos llegado a un equilibrio, con comunicación en ambos idiomas. Para decir cosas breves, hablamos en español, para cosas importantes o más extensas, hablamos en inglés. También nos intercambiamos palabras, cuando quiero saber una palabra en inglés, le digo la equivalente española y le pido la inglesa. Mis hijas han jugado al Veo Veo con ella, hemos aprendido canciones…

Nuestra estudiante es tímida, habla poco en general, pero es muy familiar y no ha venido a España de fiesta, que es un miedo que teníamos. Le gusta pasar tiempo con nosotros, y valora las actividades familiares que hacemos y la oferta de la ciudad de Murcia.

Hemos ido al cine varias veces, a conciertos, hemos visitado museos, hemos comido con amigos, vamos a ir a Cartagena próximamente. Ayuda a mis hijas con sus tareas de inglés, las acompaña de paseo. Se ha integrado en la familia como una hermana mayor.

Ahora tengo pena. Faltan tres semanas para que se vaya y eso me pone triste. Ya no es una estudiante extranjera, ahora es un miembro más de la familia.

Le enseñamos cosas de nuestra tierra, conoce a nuestros amigos y nuestras costumbres. Ya no es un extraño en casa, es un miembro más de la familia, podría quedarse en casa para siempre, y yo estaría bien. Ayuda cuando se lo pido. Las niñas la adoran, es muy cariñosa con ellas.

He aprendido mucho sobre su tierra. Allí disfrutan de buen clima todo el año, vive cerca del mar y se baña en la playa a diario. Yo ya me siento cercana a este paraíso.

La estudiante no recibe remuneración ni viene como au pair. Su participación en la vida familiar es la de una hija. La agencia de estudiantes con la que hemos colaborado se llama Juventud y Cultura. Ser familia anfitriona no está remunerado, pero para mí la experiencia ha sido totalmente satisfactoria y muy recomendable. Espero que os guste mi testimonio.

Consulta de lactancia

Añadir comentario